viernes, 1 de noviembre de 2013

Cuando te digo que te amo



Cuando te digo que te amo
No es una costumbre, ni un mal hábito
Y no es sólo decirte que me gustan tus manos,
Que me gusta tu boca, tu mirada

Decirte "Te amo" me lleva a la conclusión
De que el amor no tiene razón sin un par,
Que no existe en sólo en uno,
Que es una amalgama, un complemento que no es...
Sin esa parte innegable que es el otro

Cuando te digo que te amo
No es una costumbre, ni un mal hábito
No es sólo decirte que me gusta tu sonrisa,
Tu paso tranquilo, tu amor por el mundo

A si veces lo digo y busco tu mirada
No es, en este caso, porque no pueda dejar de mirarte
Sino para decirte que ese "Te amo"
Trasciende más allá de su significado implícito,
Significa "Sos mi amor, mi compañera, que llevo tu voz cuando hablo de mis sueños,
Que con mis manos y las tuyas quiero que construyamos un mundo nuevo"...
Y siempre espero, a que vos me correspondas; Aunque no me hayas entendido

Cuando te digo que te amo, sabes que?
Siento que me vacío, pero no
Porque en mí ya no quede nada, todo lo contrario
Sino porque siento que voy a explotar, y todo lo que siento se descarga
En esa frase, y viaja por el aire hasta tocar tu oído
Y me descargo, al menos por un rato

Y como todo mal orador, me quedo sin palabras
Y entonces te abrazo, te beso y trato de decirte en otro idioma
Lo mucho que me importan todos los momentos a tu lado
Sé que es difícil explicarlo, y en este momento me gustaría abrirme
Para que me leas tal y como estoy, y yo no tenga que explicarte
¿Cómo hago? ¿Cómo te explico?... espero te conformes, con lo poco que te escribo

jueves, 22 de agosto de 2013

Tu ausencia













Me desayuno con tu cuerpo
Y aunque me inunde tu ausencia
Te deshago muy de a poco con mis manos
Un instante de locura
Y volves a mí desde mis besos
Porque en esta realidad, es un hecho
Que tu piel es a mis manos
Lo que una flor al rocío

Dibujo sobre tu cuerpo
Con la punta de mis dedos
Pero no siento la agitación
Que me provoca tu cuerpo
Porque en la realidad, es un hecho
Que no hay momento más eterno que entre tus brazos
Ni sueño tan perfecto como tus besos

martes, 4 de diciembre de 2012

No te rindas




No te rindas ante el miedo, no abandones este infierno
No dejes el amor a un lado en los quehaceres cotidianos
No te canses de este invento, que no hay reglas que nos impidan
Ser como somos desde adentro

No maltrates la bondad, que por momentos sabe perderte
No deshagas esa magia, que me eclipsa en la osadía de quererte

No entiendas las palabras como verdades infinitas
Que la boca grita rebeldía, y el corazón, a menudo, calla sentimientos

No le quites al mundo tu sonrisa, ese es tu verdadero ego
Nunca ocultes ese amor infinito, ese que sólo conocí desde tus ojos

No te rindas ante el miedo, no abandones este infierno
Porque es tuyo este amor, entre todo lo que tengo
Porque puedo cuestionarme la vida entera
Pero jamás la libertad, de haberte elegido en este juego

lunes, 17 de septiembre de 2012

Te quiero















Te quiero desde los miedos que te agobian, entre las sábanas de una mañana
Hasta mis brazos que te guardan del hierro con que matan

Te quiero porque tu mirada es mi razón... por la que te elijo día a día
Te quiero porque sos, entre tantas cosas, mi parte mas perfecta

Te quiero porque entre nosotros no hay abismos, porque construiste un camino interminable, desde tus besos hasta mi alma
Te quiero porque tus manos siembran esperanza,
porque tu boca me habla de rebeldía
Porque las cosas las cosas mas increíbles del mundo, comienzan en tu sonrisa

Te quiero porque no soy mas que mitad cuando no te tengo, pero entero cuando estas conmigo, te quiero sin miedos, y sin excusas; simplemente, te quiero

martes, 15 de mayo de 2012

El dilema de una gota


Siempre me pregunté qué le pasa a una gota de lluvia cuando cae... sería imposible saber si desde ese instante en que comienzan a morir desde el cielo sienten pánico o, por el contrario, sienten la libertad misma en su estado más puro porque, si una gota no siente libertad, entonces ¿quién podría sentirla?.

Una gota es un mundo, miles de pequeños mundos volando desde tan alto, que por más que alce la mirada jamás lo descubriría, volando a encontrarse con el suelo, con las hojas de los árboles… elijo una y la sigo con la mirada, es todo lo que puedo hacer desde mi humilde puesto de observador detrás de mi ventana. Sólo un instante, pero en ese instante sobresale de las demás; abarrotadas en el aire y de seguro peleando entre ellas para tocar el suelo, la tierra, para acariciar las hojas… porque una gota también tiene ambiciones… y una gota puede sentir libertad o miedo… entonces quizás caigan resignadas, o intenten dejar huella estrellándose fuerte contra el suelo.

Para una gota la vida es corta, pero intensa y tal vez sean más sabias que nosotros y sepan que no importa cuánto tiempo vivas, sino con qué intensidad lo hagas. De pronto, veo una bajar por el marco de mi ventana, abriéndose paso hacia el suelo… tal vez en un brote de rebeldía intentó buscar su propio destino antes de resignarse a morir como las demás, o quizás quiera resguardarse de la masacre que se libra allí afuera. Abro la ventana y por un momento todas me hablan, apenas las entiendo, las escucho quejarse… o reírse.. no lo sé. Me vuelvo hacia esa gota y la tomo entre mis dedos, la pongo a salvo del frio y cierro la ventana. Esta inmóvil sobre el dedo índice de mi mano derecha, quizás porque entiende que ya no necesita moverse.

Pienso cuantas cosas tengo para mostrarle, cosas que en esa corta vida le serían imposibles de conocer, pero no me entendería… o tal vez yo no la entienda a ella y sea ella justamente quien tenga un mundo nuevo por mostrarme… ahora me planteo si fue bueno sacarla de allí, porque después de todo como podría yo saber qué es lo mejor para ella, no la entiendo pero en este breve instante siento que he llegado a quererla y voy a dejarla libre de mis dudas… y como no la entiendo voy a asumir que amaría lo que es más importante para mí: La libertad misma