viernes, 1 de noviembre de 2013

Cuando te digo que te amo



Cuando te digo que te amo
No es una costumbre, ni un mal hábito
Y no es sólo decirte que me gustan tus manos,
Que me gusta tu boca, tu mirada

Decirte "Te amo" me lleva a la conclusión
De que el amor no tiene razón sin un par,
Que no existe en sólo en uno,
Que es una amalgama, un complemento que no es...
Sin esa parte innegable que es el otro

Cuando te digo que te amo
No es una costumbre, ni un mal hábito
No es sólo decirte que me gusta tu sonrisa,
Tu paso tranquilo, tu amor por el mundo

A si veces lo digo y busco tu mirada
No es, en este caso, porque no pueda dejar de mirarte
Sino para decirte que ese "Te amo"
Trasciende más allá de su significado implícito,
Significa "Sos mi amor, mi compañera, que llevo tu voz cuando hablo de mis sueños,
Que con mis manos y las tuyas quiero que construyamos un mundo nuevo"...
Y siempre espero, a que vos me correspondas; Aunque no me hayas entendido

Cuando te digo que te amo, sabes que?
Siento que me vacío, pero no
Porque en mí ya no quede nada, todo lo contrario
Sino porque siento que voy a explotar, y todo lo que siento se descarga
En esa frase, y viaja por el aire hasta tocar tu oído
Y me descargo, al menos por un rato

Y como todo mal orador, me quedo sin palabras
Y entonces te abrazo, te beso y trato de decirte en otro idioma
Lo mucho que me importan todos los momentos a tu lado
Sé que es difícil explicarlo, y en este momento me gustaría abrirme
Para que me leas tal y como estoy, y yo no tenga que explicarte
¿Cómo hago? ¿Cómo te explico?... espero te conformes, con lo poco que te escribo

jueves, 22 de agosto de 2013

Tu ausencia













Me desayuno con tu cuerpo
Y aunque me inunde tu ausencia
Te deshago muy de a poco con mis manos
Un instante de locura
Y volves a mí desde mis besos
Porque en esta realidad, es un hecho
Que tu piel es a mis manos
Lo que una flor al rocío

Dibujo sobre tu cuerpo
Con la punta de mis dedos
Pero no siento la agitación
Que me provoca tu cuerpo
Porque en la realidad, es un hecho
Que no hay momento más eterno que entre tus brazos
Ni sueño tan perfecto como tus besos