lunes, 31 de octubre de 2011

Cambio de planes




Sólo unos instantes antes de partir, tus ojos me recuerdan
Esa inocencia olvidada que alguna vez supo quererte
Te miro inconsciente, y entonces tu mirada me lanza un conjuro,
Y me retiene, me abraza, me sugiere el sofá
Como un remedio mágico para dejar atrás esta locura  
Yo me resisto y desarmo tu mirada, para encontrar su punto débil,
Pero es inútil, no hay nada capaz de librarme de este
Infierno florido, de este silencio eterno que nos acerca
Y no tengo alternativa… tengo que mirarte

Guardo tu cara entre mis manos, con cuidado, como si se tratara
De algo frágil, próximo a romperse… y recorro tu boca con la punta
De los dedos, con mis manos, con mi boca…
Construyo un amor desde tus ojos, y se dispersan mis dudas
Ya no hay abismos entre nosotros
Y no tengo alternativa… tengo que amarte